China es uno de los pueblos más antiguos del mundo.  Su cosmovisión está influida por la filosofía taoísta.  El Tao Te King, escritor alrededor del año 600 AC,  es el libro más importante de esta corriente de pensamiento.  Habla acerca de la dinámica de la vida y de cómo el cambio de los opuestos (yin-yang), permite la natural fluidez del universo.  Previene que estancarse en una sola forma, atrae la desarmonía y la devastación.  Además, en este libro se explica que los valores femeninos (yin), que se pueden interpretar como las cualidades del agua de ser flexible y fluida, son habitualmente superiores a los valores masculinos (yang), que son como las montañas rígidos y fuertes pero no adecuadamente flexibles. Leer artículo completo…