El surgimiento del nuevo imperio macedónico acabó con la libertad de Grecia, pero al mismo tiempo ayudó a difundir la cultura helena en el mundo conocido.  Ejemplo de ello es la formación de museos y bibliotecas en las principales ciudades para difundir el saber.  Tal es el caso de Alejandría, que se constituyó en un centro de estudio de las artes y las ciencias.  Brotaron entonces sabios como Euclides y Arquímides, los cuales hicieron grandes contribuciones al conocimiento.


Fast Tube by Casper

Otra de las áreas que florecieron fue la historia, sistematizada por escritores como Polibio (210-128 aC), Diodoro de Sicilia (40 aC), Dionisio de Halicarnaso (52 aC), Josefo (37-95 dC) y Plutarco (46-120 dC).

La poesía tuvo aún un representante auténticamente griego en el siracusano Teócrito, autor de 30 Idilios o pequeños poemas, casi todos de índole pastoril.  Pálidamente intentó imitarle Virgilio.  En el mismo periodo y en el mismo género literario pertenecen Bión de Esmirna y Mosco de Siracusa.