Gracias a la fuerza expresiva de sus versos y a la capacidad educadora de su obra, Horacio es considerado uno de los poetas más notables de la literatura latina.  Ahora bien, por la profundidad con que trata temas como la amistad y la muerte, se lo coloca en cambio en un lugar especial en la literatura universal, reservado tan solo a quienes han dejado un legado a la humanidad y han servido de referencia a las generaciones futuras.

Nació Quinto Horacio Flaco en Venusa en el año 65 aC.  Estudió primero en Roma y luego en Atenas en donde cursó Filosofía.  A su regreso, muerto ya César, toma parte como soldado de los ejércitos de Bruto en la batalla de Filipos, de la cual huye abandonando su escudo.  Amigo sincero y afectuoso, halló, como Virgilio, la protección de Augusto y Mecenas.  Murió en el año 8 aC, dolido por la muerte de su querido Mecenas, acaecida ocho días antes.


Fast Tube by Casper

La obra inmortal de Horacio son sus Odas, desarrolladas en 4 libros.  Su valor literario se debe a la variedad de temas, la belleza de las descripciones, por el sentimiento sincero y profundo cuando toca tópicos como la amistad, la muerte y la fugacidad del placer.  La forma es variada como lo exige la índole de la poesía lírica.

Otras obras no menos importantes son: Canto secular, compuesto en el 17 aC, para ser cantado por los jóvenes romanos en los grandes juegos en honor de Apolo y de Diana; Epodos, cantos satíricos, de los cuales es particularmente hermosos el épodo segundo que trata de la vida en el campo; Sátiras, escritas en 2 libros sobre temas de la vida romana; Epístolas, en 2 libros; Arte Poético o carta de los Pisones, consejos a los hijos de su amigo Pisón que querían hacer versos.