Este escritor italiano es conocido por su obra maestra El Decamerón, redactado entre 1349 y 1351.  Boccaccio, hijo de un banquero y mercader florentino y de madre desconocida, fue enviado a corta edad a Nápoles para aprender el oficio de su padre.  Sin embargo, y dado que no demostró aptitudes para seguir con el negocio de la familia, se interesó por la literatura y el derecho canónico.  Las obras de Boccacio están ampliamente influenciadas por su pasión Dante y por su interés en el refinamiento de la corte de Nápoles. Por su parte, entre las obras que escribió en su juventud podemos mencionar “La caza de Diana”, “La Teseida” (también conocida como “La víctima del amor”), “La comedia de las ninfas florentinas”, “La visión amorosa”, entre otras. Estos primeros textos se caracterizan por el lenguaje vulgar, la influencia de escritores medievales, y la diversidad de géneros, que incluye la poesía mitológica, legendaria y épica, el género pastoril, y la alegoría moral.

Para el año 1340, regresó a Florencia debido a problemas económicos ya que le banco de su padre cayó en quiebra.  Su obra cumbre, “El Decameron”, redactada entre 1348 y 1353, le valió prestigio y ser reconocido para ocupar cargos oficiales como el de embajador.  Esta obra se enfoca en la figura de Fiammetta, y en las experiencias juveniles del autor.  Está compuesta por relatos que cuentan la historia de siete doncellas y tres jóvenes que al huir de Florencia debido a la peste se entretienen contando historias de diversa índole. La obra empieza con historias de inspiración de los participantes, la siguiente jornada trata relatos de aventuras peligrosas, la tercera, narraciones relativos al ingenio, la cuarta y la quinta hacen alusión a desenlaces trágicos y felices del amor, la sexta, hace referencia a la salvación, la séptima, cuenta historias de la astucia de las mujeres contra los hombres, la octava incluye relatos de bromas, y la novena, representa narraciones de historia que merecen reconocimiento.


Fast Tube by Casper

Boccaccio dedica el último periodo de su vida al estudio de la religión.  Llega a convertirse en sacerdote y confesor, manteniendo una tendencia humanista y religiosa en sus últimas obras gracias a la influencia de su amigo Petrarca, cuya muerte lo dejó sumido en profunda tristeza.