Francesco Petrarca (1304-1374) se caracterizó por su enfoque humanista y por promulgar la unión de Italia para recuperar la gloria que alcanzó en la época del Imperio Romano. Su infancia la vivió en un pueblo alejado de Florencia pues su padre, quien era notario, había sido desterrado de dicha ciudad. Durante esta época estudió humanidades y se acercó a la lirica de los trovadores. Así mismo, estudio derecho y poco a poco se fue familiarizando con la literatura latina clásica sobre todo de Cicerón.

Para el año 1327 Petrarca conoció a Laura, quien sería un referente para sus poemas. Sin embargo, tomaría los votos eclesiásticos menores. Cuenta la historia que una vez que el padre de Petrarca se enteró de su gusto por estos libros, los arrojó al fuego, frente a lo cual Petrarca corrió a rescatar lo que pudo de los libros.

Sus obras tuvieron gran influencia en escritores posteriores como Edmund Spenser. Shakespeare, Quevedo, y Garcilaso de la Vega. Además, su obra está influenciada por el encuentro que tuvo con Boccaccio y por la correspondencia que mantenía con él. Ello afincó aun más sus ideales humanistas ligando las ideas cristianas con la visión grecolatina y destacando la importancia de las obras clásicas. También fue conocido por rescatar algunas obras clásicas de Cicerón, Vitruvio, y Quintiliano. Técnicamente se destacó por el perfeccionamiento del soneto y por fijar la lengua italiana en la literatura, a pesar que también escribió sus textos en latín.


Fast Tube by Casper

Petrarca también es conocido por ser considerado uno de los precursores del alpinismo como deporte, gracias a que en 1336 escaló el monte Ventoso en los Alpes. Sobre esta experiencia escribió una carta a un amigo, la misma que constituye una memoria del viaje. Petrarca se desatacó por su dedicación exhaustiva a los libros (incluso lo menciona en una de sus obras) y al trabajo con la Iglesia. Su afición por los libros llegó a tan alto nivel, que se dice que cuando murió lo encontraron apoyado sobre un libro. Su trabajo con la Iglesia fue cercano y gracias a su poema “África”, le valió el reconocimiento del Senado de Roma.

Su obra más conocida es el poema “Rime in vita e morta di Madonna Laura”, escrito en italiano. Petrarca fue paulatinamente añadiendo sonetos y odas a esta obra, por lo que llegó a convertirse y llamarse “Cancionero”. Entre sus obras podemos mencionar “De viris illustribus2 (1338, bibliografías de personajes), el diálogo “Secretum” (1343, en latín), “De vita solitaria” (1356, tratado referente al a vida contemplativa), (1352-1374), y una serie de cartas, églogas y epístolas en verso, de donde se desprenden datos históricos.